Opacidad en el cielo de hoy por la influencia del polvo del Sahara
2 mins read

Opacidad en el cielo de hoy por la influencia del polvo del Sahara

El polvo del Sahara llega a Santo Domingo y otras áreas del Caribe principalmente debido a los vientos alisios y sistemas meteorológicos que transportan las partículas de polvo desde el desierto del Sahara, ubicado en África del Norte.

El polvo del Sahara se origina en el desierto del Sahara, que es el desierto más grande del mundo y se extiende por varios países en el norte de África. Cuando ocurren condiciones climáticas adecuadas, como tormentas de arena, vientos fuertes o sequías, pequeñas partículas de arena y polvo son levantadas en el aire.

Los vientos alisios son vientos constantes que soplan en dirección este-oeste en las regiones tropicales y subtropicales del planeta. En el hemisferio norte, los vientos alisios soplan desde el noreste hacia el suroeste.

Estos vientos alisios transportan el polvo del Sahara hacia el oeste, desde África hacia el Atlántico. A medida que el polvo viaja a través del océano, puede permanecer suspendido en el aire durante largas distancias.

El polvo del Sahara puede ser transportado a grandes distancias por los vientos alisios y, en ocasiones, llega a las islas del Caribe, incluyendo la República Dominicana y Santo Domingo. La cantidad de polvo que llega puede variar dependiendo de la intensidad de los vientos y de la cantidad de polvo levantado en el Sahara.

Es importante destacar que la presencia del polvo del Sahara en Santo Domingo no es constante y su llegada suele estar relacionada con ciertos eventos climáticos y la temporada de huracanes. En algunos años, la concentración de polvo puede ser más alta que en otros, y esto puede tener impactos en la calidad del aire y en algunos aspectos del clima local. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, el polvo del Sahara es más conocido por su influencia en la formación de huracanes, ya que puede inhibir el desarrollo de estas tormentas al limitar la energía solar que llega a la superficie del océano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *