Haitianos languidecen en condiciones inhumanas
6 mins read

Haitianos languidecen en condiciones inhumanas

Miles de haitianos viven en campamentos improvisados sin los servicios básicos, obligados a abandonar sus hogares a causa de la guerra entre bandas que luchan por nuevos territorios, sin que el Gobierno acuda en su ayuda.Jeanne Pierre, de 30 años, lleva varios días viviendo en una tienda de campaña con sus cuatro hijos. En abril de 2023, huyó de Ona-ville, al norte de Puerto Príncipe, para refugiarse en la casa de su padre en Carrefour-Feuilles, en el sureste de la capital. Pero su calvario no terminó ahí. La volvieron a desahuciar."Vivía en la casa con una hermana mayor cuando aparecieron cinco individuos armados y nos ordenaron que nos fuéramos, diciendo que venían a quemar la casa. Tomé a mis hijos y me fui. Mi hermana se negó a irse y le dispararon dentro de la casa, la que finalmente quemaron", narró bajo llantos Jeanne Pierre a la Agencia EFE.La mujer, enferma de asma, tiene dos bebés y otros dos niños pequeños que viven en el campo. Ella es una de la decena de personas del lugar que viven en una pequeña y estrecha tienda de campaña que no puede resguardarse de la más mínima gota de lluvia.Esta no es sólo la realidad de Jeanne, sino la de muchos miles de hombres, mujeres y niños expulsados de sus hogares por bandas armadas que mantienen secuestrado al país desde hace al menos cinco años, con total indiferencia por parte de las autoridades. Miles de haitianos viven en campamentos improvisados sin los servicios básicos, obligados a abandonar sus hogares a causa de la guerra entre bandas que luchan por nuevos territorios, sin que el Gobierno acuda en su ayuda. (EFE/ JOHNSON SABIN)DESPLAZADOS VEGETANDO EN LA MISERIA "Tendrías que venir por la noche para ver realmente cuánta gente hay aquí", dice una persona sobre cada uno de los cinco campamentos improvisados visitados por EFE. Una forma de subrayar el hecho de que, durante el día, un gran número de personas abandona los campamentos para ir en búsqueda del sustento.Los desplazados se refugian en colegios e instituciones públicas y plazas, en zonas que aún no están bajo el control directo de las bandas. Viven en espacios que carecen en gran medida de intimidad y de servicios sociales básicos, como agua o baños.Más de 800 personas, entre ellos 246 niños y 65 embarazadas, viven desde hace varios días en el gran patio de un gimnasio del centro de la capital, convertido en refugio temporal para desplazados, tras abandonar sus hogares en Carrefour-Feuilles, en el sureste de Puerto Príncipe, escenario de intensos ataques recientemente.En este gran patio, se ven pequeños grupos con lo poco que pudieron rescatar de sus hogares. Unos niños juegan en un campamento improvisado, el 18 de agosto de 2023, en Puerto Príncipe (Haití). (EFE/ JOHNSON SABIN)PRECARIEDAD EXTREMA "Aquí, en todos los sentidos, necesitamos el apoyo del Estado, que no nos brinda ninguna ayuda", afirma Jean Baptiste Nelson, coordinador del comité del Centro de Alojamiento para Desplazados.En este vasto espacio situado a menos de un kilómetro del Palacio Nacional, la gente duerme al aire libre en el suelo."Tenemos una crisis de agua. La gente está consiguiendo agua de otros lugares, a pesar de que tenemos un depósito que puede contener al menos 9 camiones de agua, pero no podemos. Necesitamos ayuda urgente del Estado", continúa Nelson.CARREFOUR-FEUILLES RESISTE A PESAR DE TODO Lo que no se cuenta en la prensa es que, en Carrefour-Feuilles, junto a la impotente Policía Nacional, resisten miembros de la población, en su mayoría hombres, que se defienden de los grupos armados decididos a controlar la zona. "Por la noche hay más jóvenes resistiendo", confiesa uno de ellos.Y, según testigos presenciales, si no hubiera sido por la feroz resistencia de la policía y la población local, todo el distrito habría caído ya en manos de las bandas de Grand Ravine. El otro medio de resistencia de la población son las manifestaciones masivas en las calles de Puerto Príncipe para pedir a las autoridades que asuman sus responsabilidades y denunciando el clima de terror que se ha instalado en un barrio antaño pacífico.Carrefour-Feuilles se encuentra en una zona estratégica. Tomar este área permitirá a las bandas controlar el resto de la capital, que aún no está bajo el control directo de las bandas. Miles de haitianos viven en campamentos improvisados sin los servicios básicos, obligados a abandonar sus hogares a causa de la guerra entre bandas que luchan por nuevos territorios, sin que el Gobierno acuda en su ayuda. (EFE/ JOHNSON SABIN)UNA SITUACIÓN DESBORDANTE Al menos 54 personas, entre ellas 2 policías, fueron asesinadas entre el 4 y el 16 de este agosto en Carrefour-Feuilles, sin contar los numerosos heridos de bala, revela un informe de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH).Estos ataques fueron perpetrados por el grupo armado Team Ascenseur en la zona de Grand Ravine, dirigido por la todopoderosa banda armada Ti Lapli, que controla la zona desde hace muchos años.Las personas son asesinadas cuando regresan a casa del trabajo o cuando intentan huir de la zona. Otras son ejecutadas dentro de sus casas. Se prende fuego a las casas y se mata a sus habitantes.En un solo día, el 14 de agosto, al menos 19 personas fueron asesinadas en Carrefour-Feuilles.Relatos de testigos aseguran que las bandas cuentan con francotiradores que apuntan a la gente en cualquier lugar. "En Artibonite y en el Oeste, el escenario es el mismo: las bandas armadas actúan para mantener un clima de terror en el país, matando a ciudadanos, hiriendo a otros y provocando la huida de miles de familias, que abandonan sus casas y todo lo que poseen", señala el informe de RNDDH.  RELACIONADAS Haití Más de 30 muertos por violencia de pandillas en Puerto Príncipe Haití Jefe de la ONU urge envío de fuerza internacional a Haití Por: EFE/ Milo Milfort