Tildan prepotente reacción de Haití
4 mins read

Tildan prepotente reacción de Haití

El Instituto Duartiano calificó esta mañana como soberbia y prepotente la posición del gobierno haitiano de rechazar la decisión dominicana de abrir la frontera solo al intercambio comercial entre ambas naciones.

Wilson Gómez Ramírez, presidente de la entidad, pidió al presidente Luís Abinader mantener las estrictas medidas de seguridad y control en la línea divisoria con Haití, aunque abriendo el canal humanitario a la venta de los productos alimenticios y de otros tipos.

“No resulta sorprendente para nadie la actitud que asumen los haitianos porque esa ha sido forma tradicional de ellos manejarse, por lo general asumen una actitud evidentemente soberbia, prepotente, entonces cuanto a hecho la República Dominicana hasta el momento, nosotros hemos sido partidario del cierre total”, sostuvo el presidente del Instituto Duartiano.

Agregó que “se abrió un trillo para que se manifieste una especie de corredor humanitario que se limita a la cuestión de alimentos y medicina, una manifestación humanitaria del país, pero siempre Haití va aprovechar todas las circunstancias que puedan presentarse  para hacer ese papel que no es nuevo, que es un comportamiento habitual de los dirigentes haitianos y de la clase de poder”.

Te puede interesar leer: Haití califica de inaceptable que RD reactive canal La Vigía

Gómez Ramírez sostuvo que lo único que se puede hacer es lo que está haciendo el gobierno con la reapertura parcial de la frontera.

Para el dirigente cívico la República Dominicana debe seguir tomando medidas como un país soberano, no aceptando injerencia, ni presión extranjera.

“Nosotros insistimos que la República Dominicana es soberana, independiente, asume sus decisiones, sin admitir injerencia de ningún tipo, ni presiones de fuera, por tanto el momento es para preservar el  interés nacional, hacer valer la posición dominicana, y bueno esas lentejas, si quiere lo toma sino lo deja”, consideró.

Añadió que “el país ofrece en medio de todo, sin ellos haber accedido a detener ese desvío del río en medio de las tantas situaciones que se generan ha optado  por abrir ese trillo para que haga esa facilidad y naturalmente inspirado en un alto propósito humanitario”.

Opinó que la decisión adoptada por el presidente Abinader es lo posible en estos momentos y si ellos no están en aceptar esa apertura, el gobierno tiene que seguir.

Gómez Ramírez coincidió con el presidente Abinader en el sentido de que la frontera no volverá a ser la misma del pasado.

Opinó que el control que se ha establecido a través del control con identificación biométrica para evitar que cualquiera pueda ingresar a la República Dominicana.

“Ese control con identificación biométrica para evitar lo que había estado ocurriendo con esa forma ligera que se ingresaba a nuestro territorio sin ningún control y que la gente se quede aquí como estaba ocurriendo, eso no puede seguir y realmente eso no va a volver y no puede volver. Ya República Dominicana está clara en cuanto a tiene que preservarse, todo el mundo sabe que ese desvío no fue un simple desvío, eso fue una provocación porque hay están ocurriendo muchas cosas en Haití y hay sectores que quieren crear una situación o en la isla completa o en lo que es la región fronteriza y ahí el país tiene que hilar fino para evitar que esa situación que quieren esos sectores haitianos no encuentre ningún tipo de eco”, afirmó.

La apertura

Ayer el presidente Abinader informó que a partir de mañana habrá una reapertura comercial de la frontera a través de los llamados Corredores Comerciales Provisionales (CCP) donde cada vendedor de Haití deberá estar debidamente identificado mediante un registro con datos biométricos.

Explicó  que los CCP serán en las provincias, Independencia, Elías Piña y Dajabón. Se podrá comercializar alimentos, medicina, materiales de construcción y otros.

Haití rechaza

Mientras el gobierno de Haití rechazó la decisión dominicana de reabrir la frontera al comercio, alegando que se debe volver a la normalidad entre ambos países, incluida la circulación de personas.

Dijo que solo sería apropiado el reparto equitativo de los recursos hídricos, la normalización de las relaciones entre los dos países y la vuelta de la circulación de personas y bienes en ambas partes.